Monday, March 26, 2018

El nuevo peque de mi casa

Hace dos meses llegó a nuestra familia un nuevo miembro. Otro hijo que llena mis horas, mis pensamientos y mi corazón. Está siendo una época muy bonita y a la vez muy ajetreada, no tengo tiempo para casi nada. Pero a la vez tengo ganas de sacar cada vez más ratos para compartir en el blog cómo está siendo la experiencia de hablar a mi hijo de dos años y a mi bebé de dos meses en inglés.
Como pequeño avance: está siendo muy agradable. Todo fluye de una manera más sencilla que con el mayor. Por un lado, me presiono a mi misma mucho menos, me siento mucho más relajada. Por otro lado, ya domino el vocabulario y expresiones de mi día a día y de las rutinas que hago con mis hijos (aunque todavía tengo que ir leyendo el libro que escribí con las traducciones que encargué para repasar, recordar y seguir ampliando frases y nanas chulas). Y también, me encanta el hecho de que mi hijo mayor vea cómo hablo a su hermanito en inglés; me parece que le viene muy bien que me oiga decir a otro niño las mismas cosas que le digo a él. 
El hablar en inglés a mis hijos fluye de una forma muy cómoda, más de lo que lo era antes de la llegada del pequeño. No sabría decir exactamente qué ha cambiado... pero creo que tiene que ver con el hecho de ver lo bien que va el mayor con el bilingüismo y tener la tranquilidad de saber que con el pequeño también irá bien aunque nosotros no hagamos las cosas a la perfección. La interacción con el mayor es totalmente en inglés y con mi nuevo bebé lo es casi siempre pero no al cien por cien, algunas veces es en español. Creo que todavía le hablo bastante en mi lengua nativa, el castellano, porque tenemos visitas de familiares y amigos hispanoparlantes a menudo y porque esta temporada he dormido mucho menos y he estado mentalmente más cansada, y además hay determinados piropos que me sale del alma decirlos en español.
Seguiré contando cómo va yendo la experiencia, mis sentimientos, qué dudas me van surgiendo, cómo van evolucionando mis hijos con el bilingüismo no nativo y qué recursos voy usando.

Thursday, March 1, 2018

Juguetes, cuentos y videos para crianza bilingüe / 22 meses

juguetes y libros para aprender inglésLos juguetes favoritos de mi hijo son unas cazuelas para cocinar y agua, arroz o lentejas con los que jugar con ellas, el escurreverduras de los que dan vueltas cuando giras una manivela, un juego de vasos de plástico que entran unos dentro de otros, una pelota, unos bloques de construcción, un osito de peluche, las bolsas de descubrimiento de las que ya hablé el otro día, el típico juguete en el que hay que encajar las piezas con una forma determinada en el agujero de una caja, y los puzles de madera de animales en los que tiene que poner cada figura en el espacio correspondiente.
Es de gustos sencillos. Son objetos o juguetes que le divierten mucho ya que puede hacer diferentes cosas con ellos: llevarlos de un sitio a otro, recogerlos, mezclarlos, meterlos unos dentro de otros...
Algo fundamental que he trabajado con él desde bien pequeñito, es que aprenda a recoger. Fundamental. Tanta pieza, tanto bloque y recipiente no puede estar por el suelo de casa constantemente. Así que cuando ya es la hora de ir a comer o de descansar, le canto alguna de las canciones de tidying up y con paciencia, le enseño a ir recogiendo y poniendo cada cosa en su lugar. Si elegimos siempre el mismo sitio para recoger cada juguete, aprenden muy rápido dónde tiene que ir cada cosa.
De lo que me he dado cuenta, es de que no hace falta gastarse mucho dinero en los juguetes por el hecho de que queramos que les estimulen y que les ayuden a aprender. A juguetes muy sencillos se les puede sacar mucho partido.

Con respecto al aprendizaje de una segunda lengua, la que en nuestro caso es el inglés, desde el nacimiento hasta casi los dos años que tiene ahora tenemos los siguientes elementos: